Publicado el
30/11/2022

PayeTonInfluence: animar a los influencers a que ayuden a luchar contra el cambio climático

Desde la promoción de la moda rápida y el consumo excesivo, hasta los influencers que viajan en aviones privados, el marketing de influencers -como todo sector- tiene un impacto medioambiental. Mientras que algunos en el sector están despiertos ante los problemas y cambian activamente los hábitos y las comunicaciones, muchos siguen actuando como si el cambio climático no fuera su problema. Entra en escena PayeTonInfluence (PTI - PagaTuInfluencia), una organización que se dedica a concienciar a los KOL del impacto de su influencia en relación con las cuestiones medioambientales, y a educarlos sobre cómo realizar un cambio positivo, sin alienar a las audiencias. En esta entrevista con Kolsquare, la cofundadora de PTI, Amélie Deloche, explica las motivaciones del grupo y cómo espera provocar un cambio positivo en la comunidad de influencers.

Amélie Doluche Payeton

¿Cómo surgió PTI y cuáles son sus objetivos?

Formamos parte de un colectivo de jóvenes estudiantes y licenciados que trabajan en la integración de los temas de la transición ecológica en la enseñanza superior, en las escuelas de negocios y de ingeniería y en las empresas. Hace aproximadamente un año y medio empezamos a hablar de desarrollar nuestras comunicaciones para llegar a los jóvenes que aún no estaban sensibilizados con estos temas; rápidamente surgió la idea de colaborar con personas influyentes.

Al pensar en ello, nos dimos cuenta de que hay un gran problema con el sector de los influencers en general; hay influencers que son muy seguidos, tienen un enorme impacto en la sociedad y que siguen promoviendo estilos de vida y patrones de consumo que son totalmente incompatibles con la realidad del cambio climático. Hemos decidido crear un proyecto para arrojar luz sobre la cuestión de la influencia en un momento de emergencia medioambiental.

El objetivo es alertar a los influencers sobre el necesario despertar ecológico. Creamos contenidos de sensibilización e intentamos interactuar con los influencers. Proporcionamos información sobre la magnitud del problema y el impacto de su influencia. Queremos plantear el tema en el debate público. Los influencers tienen un gran impacto en las personas que los siguen. Los siguen decenas de miles, incluso millones de personas. Tienen el poder de influir en las normas sociales, de dirigir y cambiar los comportamientos de consumo y estilo de vida en general.

La cuenta de Instagram de PTI ha reunido 20.000 seguidores en poco más de un año; ¿cómo ha sido la reacción general?

Intentamos mantener un objetivo de pedagogía y benevolencia. La idea era comentar las publicaciones para explicar el impacto medioambiental de una competición, o de un viaje en avión, etc. Hemos tenido bastantes influencers que se interesan por lo que tenemos que decir, y otros que no. Nos han ignorado mucho, y a veces nos han bloqueado. Pero la idea es crear un diálogo.

El verano pasado publicamos un artículo en [el periódico medioambiental en línea] Vert que nos hizo ganar mucha atención de los principales medios de comunicación como Le Monde, Le Figaro, France Inter, etc., y nos permitió presentar nuestros objetivos. Hemos empezado a ser reconocidos dentro de la influencia como actores con un mensaje de influencia responsable y ética. Es un tema en el que cada vez más gente del sector está pensando. Agencias, influencers y marcas se han puesto en contacto con nosotros, lo que también nos ha ayudado a comprender mejor los obstáculos a la transición ecológica en este sector, y a trabajar con ellos para introducir mejoras. La ARPP también nos ha pedido que hagamos una consulta sobre la sección ecológica del Certificado de Influencia Responsable.

¿Qué tipo de presión, o voluntad, hay sobre o dentro de la industria para incorporar mensajes y acciones medioambientales?

Hemos visto escándalos protagonizados por grandes influencers, como Kylie Jenner, que publicaba que cogía un jet privado, o [la estrella del fútbol francés] Kilian Mbappé, que se reía de la idea de coger el tren para reducir las emisiones, que han provocado una protesta en las redes sociales. El hecho es que los famosos y las personas influyentes tienen una enorme influencia, y una huella de carbono que es una locura comparada con la de la gente corriente. Cada vez es más difícil para la audiencia ver a estas personas actuando con impunidad cuando se trata de cuestiones climáticas, mientras que al mismo tiempo se les pide que bajen la calefacción o apaguen el wifi. Así que hay una presión creciente por parte de la audiencia, que puede haber seguido a estas personas durante años, y que ahora las desafía en cuestiones climáticas. Se ve en los comentarios de las publicaciones. Todavía no es mayoritario, pero tampoco es silencioso.

También existe la presión de las marcas. Cada vez más marcas buscan influencers éticos. Las marcas también se enfrentan al reto normativo, están obligadas por ley a realizar una transición ecológica y a comunicar su huella de carbono. Así que buscan cada vez más influencers que puedan comunicar sobre estos temas para ellas.

Por último, la presión entre los influencers es cada vez mayor. Cada vez son más los que hablan de su pensamiento ecológico y de cómo intentan cambiar con sus audiencias. Estamos en contacto con cada vez más influencers de larga duración y de estilo de vida que han promovido cualquier cosa en el pasado y que hoy se están planteando realmente preguntas sobre el impacto que tiene su influencia y sobre las marcas que promocionan. Cuantos más influencers hablen sobre estos temas, más van a sentirse marginados los que no se esfuerzan y potencialmente van a perder su relevancia para la audiencia, para la comunidad y para las marcas.

¿Hay alguna diferencia en la respuesta de los influencers con grandes seguidores en comparación con los que tienen menos seguidores?

Obviamente, cuanto más se es un influencer con una comunidad muy grande, más se tiene que perder -especialmente en términos de asociaciones- si se empieza a ser muy estricto con las asociaciones que se hacen. También existe el riesgo de perder suscriptores si empiezas a hacer las cosas de forma diferente.  

Pero cuanto más grande es el influencer, más impacto tiene el mensaje. Pero si de un día para otro, grandes influencers como Squeezie o Léna Situations empiezan a hablar de temas medioambientales, existe un enorme riesgo de reacción por parte de la comunidad que lo encontrará poco auténtico. Estamos pensando en las formas en que los influencers pueden empezar a hablar gradualmente de estos temas con su público, y en cómo compartir sus procesos de pensamiento sin antagonizar a sus seguidores.  

¿Cuáles son los próximos pasos? Dentro de un año, ¿qué cambios espera ver dentro de la influencia?

Una de las cuestiones cruciales es regular la profesión. La profesión de influencer no existe con respecto a la ley, así que todo el mundo hace lo que quiere en las redes sociales, y las marcas se aprovechan de ello. La publicidad a través de los influencers no está en absoluto regulada en comparación con otros tipos de publicidad. Hoy en día, los influencers son profesionales, son personas que dirigen empresas. Ya no son personas al azar que juegan con historias en casa. Tienen un papel que desempeñar. Hay muchos que abogan por el consumo rápido y excesivo ante el público de 15 a 25 años, que es el más influenciado y que es la primera generación que tendrá que vivir con la crisis climática. Queremos que haya más conciencia y cuestionamiento de la responsabilidad que tienen los influencers. Queremos que los puestos sean transparentes sobre estos temas, que muestren la huella de carbono de una promoción, que adviertan sobre el consumo excesivo.

Estamos intentando desarrollar una formación sobre la transición medioambiental. Es algo que falta en la mayoría de los sectores. Es absolutamente esencial que todos los actores -influencers, agencias, marcas- reciban formación sobre cuestiones climáticas. La formación puede conducir a la acción y a la concienciación sobre el impacto que tiene la influencia y la realidad climática actual. Queremos que este sector sea un poco más ambicioso en estas cuestiones, que tenga una presencia responsable.  

Sobre Kolsquare

‍Kolsquare es la plataforma de Marketing de Influencers líder en Europa, una solución basada en datos que permite a las marcas desarrollar sus estrategias de influencers Marketing y construir auténticas alianzas con influencers (Key Opinion Leaders).

La tecnología de Kolsquare permite a los profesionales del marketing identificar fácilmente los mejores perfiles de creadores de contenidos filtrando sus contenidos y su audiencia, y construir y gestionar sus campañas de principio a fin, incluyendo la medición de resultados y la evaluación comparativa del rendimiento frente a la competencia.

Kolsquare ha construido la mayor comunidad de expertos en marketing de influencers del mundo, y ofrece a cientos de clientes (Coca-Cola, Netflix, Sony Music, Publicis, Sézane, Sephora, El Corte Inglés, Lacoste, ...) las últimas tecnologías de Big Data, IA y Machine Learning para impulsar colaboraciones inspiradoras, apoyándose en una red exhaustiva que cubre el 100% de influencers con más de 5.000 seguidores en 180 países en Instagram, TikTok, Twitter, Facebook y YouTube.

Como empresa benéfica, Kolsquare ha sido pionera en la influencia responsable defendiendo la transparencia, las prácticas éticas y las colaboraciones significativas para inspirar el cambio.

NOTICIAS DE MARKETING DE INFLUENCERS

¡No te pierdas nada con nuestra newsletter!